1/26/2016

Aún le cuesta al Gobierno estadounidense un ojo de la cara fabricar morralla.

Debido al aumento en los precios de los metales, desde 2006, la Casa de Moneda de Estados Unidos ha tenido que gastar más dinero para producir y distribuir monedas de cinco centavos (nickel) y de un centavo (penny) que lo que esas monedas realmente valen.

¿Cuánto más? Alrededor de 1.7 centavos de dólar por fabricar una moneda de un centavo y ocho centavos por fabricar una moneda de cinco centavos, según un nuevo informe de la Contraloría General del Gobierno de Estados Unidos (GAO, por sus siglas en inglés).

Eso a su vez ha reducido los beneficios totales que el Gobierno federal percibe por fabricar y circular nuevas monedas en la economía.
Monedas de Estados UnidosLa solución obvia: simplemente utilizar metales más baratos.
Parece sencillo, ¿no? No tanto.

Por un lado, la Casa de la Moneda de Estados Unidos no ha identificado una composición de metal más barata que el zinc, que representa el 97.5% de cada moneda de un centavo.

Otro problema es que la GAO revisó diversas estimaciones y concluyó que aunque el Gobierno podría ahorrar algo de dinero al cambiar de la composición con la que fabrica monedas de cinco, 10 y 25 centavos, costaría más a las empresas utilizar la nueva moneda.

Esto se debe a cualquier industria que depende fuertemente de las monedas —por ejemplo, las máquinas expendedoras y las máquinas de lavandería que funcionan con monedas— tendría que cambiar su equipo para aceptar las nuevas versiones.

Citando estimaciones de la Casa de la Moneda de Estados Unidos, la GAO señaló que el Gobierno podría ahorrar hasta 39 millones de dólares al año, en función de los cambios realizados. Eso no es una cifra despreciable, pero nadie debe pretender que esos ahorros tendrían algún efecto discernible sobre los déficit anuales del país, que se cuentan en cientos de miles de millones de dólares.

Un grupo de la industria, por su parte, estima que, si se cambia la composición de las monedas mencionadas, podría costar a las empresas entre 2,400 millones y 10,000 millones de dólares modificar las máquinas de monedas.

Pero la GAO señala que esas estimaciones son probablemente excesivamente altas por varias razones.

Entre ellas, el grupo de la industria asume que las monedas de cinco, 10 y 25 centavos tendrían más acero en ellas. Pero la Casa de la Moneda de Estados Unidos ha decidido que una moneda de 25 centavos de acero sería demasiado fácil de falsificar, así que ha descartado esa posibilidad.

En última instancia, corresponderá a los legisladores decidir cuándo y si es necesario hacer los cambios a las monedas actuales de Estados Unidos. No existe un calendario para una decisión, y la Casa de la Moneda de Estados Unidos aún no ha hecho recomendaciones concretas al Congreso sobre el tema.// CNN Expansión

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es importante