7/02/2015

Cuba y Estados Unidos dieron ayer un paso decisivo en su acercamiento con el acuerdo y fecha para el restablecimiento de sus lazos diplomáticos, lo que, según La Habana, culmina la primera etapa del proceso hacia una normalización de relaciones que no podrá ser total si se mantiene el embargo contra la isla.
El anuncio se formalizó con el intercambio de cartas entre los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, donde ambos confirmaron el 20 de julio como la fecha para la restauración diplomática de unas relaciones rotas desde hace más de cinco décadas.
El anuncio de Obama supone la culminación de más de seis meses de negociaciones para restablecer los lazos diplomáticos, rotos en 1961, dentro del proceso de normalización de relaciones anunciado el pasado 17 de diciembre por el Mandatario estadounidense y su homólogo cubano, Raúl Castro.
EEUU y Cuba anuncian apertura de embajadas para el 20 de julio - USA La red
Raúl Castro y Barack Obama - USA La red
“Este es un histórico paso adelante en nuestros esfuerzos para normalizar las relaciones con el Gobierno y el pueblo cubano, y comenzar un nuevo capítulo con nuestros vecinos en las Américas”, dijo Obama en una declaración a la prensa desde la Casa Blanca.
El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, se convertirá este verano en el primer titular de Exteriores estadounidense en visitar Cuba desde 1945, un viaje todavía sin fecha fija que se producirá probablemente después del día 20, con la embajada ya activa.
Durante esa visita, Kerry izará formalmente la bandera estadounidense en el exterior del edificio de la embajada, tal y como se espera que haga el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, en la embajada cubana durante su visita a Washington el 20 de julio.
El restablecimiento de las relaciones con Cuba marca un hito clave en el giro de Obama hacia la isla, y deja a Irán, Corea del Norte y Bután como los únicos países del mundo con los que Estados Unidos no tiene lazos diplomáticos.
No obstante, el anuncio no marca el fin del proceso de normalización completa de relaciones que, según reconocen ambos lados, no podrá cerrarse hasta que se levante el embargo impuesto a Cuba en 1962, algo que sólo puede hacer el Congreso.
“He pedido al Congreso que dé pasos para levantar el embargo que evita que los estadounidenses viajen o hagan negocios en Cuba”, insistió ayer Obama.
Obama ya está conversando con Kerry sobre el nombramiento de un futuro embajador de EEUU en La Habana, y se espera que el actual jefe de la Sección de Intereses en la isla, Jeffrey DeLaurentis, ejerza como encargado de negocios de la embajada de manera interina a partir del 20 de julio.
En su carta a Obama, Raúl Castro destaca que Cuba asume esta decisión “animada por la intención recíproca de desarrollar relaciones respetuosas y de cooperación entre nuestros pueblos y gobiernos”.
Cuba, añade Castro, “se inspira en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional” entre ellos “la igualdad soberana, el arreglo de las controversias por medios pacíficos o abstenerse de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado”.
Además de esa misiva, el Gobierno de Cuba emitió una declaración donde afirma que con el restablecimiento diplomático y apertura de embajadas concluye “la primera etapa de lo que será un largo y complejo proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales”.
Cuba insiste en que no puede haber relaciones normales con EEUU mientras se mantenga el embargo contra Cuba, un “bloqueo” según la isla que “se aplica con todo rigor, provoca daños y carencias al pueblo cubano, es el obstáculo principal al desarrollo de nuestra economía y constituye una violación del Derecho Internacional”.
Para esa normalización, la isla también considera “indispensable” la devolución del territorio “ilegalmente ocupado” por la Base Naval de Guantánamo, en el extremo oriental del país caribeño.
Cuba insiste, además, en exigir a EEUU que “cesen las transmisiones radiales y televisivas” hacia la isla que considera son “violatorias” de las normas internacionales y “lesivas” a su soberanía, así como que se “eliminen” los programas para “promover la subversión y la desestabilización internas.
Republicanos rechazan los acuerdos
El argumento de la oposición republicana es que Estados Unidos se abre a Cuba sin obtener nada a cambio: la isla no ha emprendido ninguna reforma en materia de derechos humanos.
“La verdadera prueba sobre la reconciliación de la Administración Obama con el régimen cubano no es si el legado del Presidente está lustrado con dudosos logros diplomáticos y fotografías”, afirmó Jeb Bush, exgobernador de Florida.
En la misma línea se pronunció el senador por Florida Marco Rubio, de origen cubano, al criticar que “durante toda la negociación, mientras el régimen de (Raúl) Castro ha aumentado su represión al pueblo cubano, la Administración Obama ha continuado mirando hacia otro lado y ofreciendo concesión tras concesión”.
REACCIÓN DE NACIONES UNIDAS: Ban Ki-moon califica de histórico 
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dio la bienvenida al anuncio de Estados Unidos y Cuba una decisión que consideró “histórica”.
“La restauración de los lazos diplomáticos es un importante paso en la vía para la normalización de las relaciones”, afirmó Ban Ki-moon en una nota.
La ONU, agrega la declaración, apoya los esfuerzos para fomentar la armonía entre los países vecinos, y Ban Ki-moon espera que este “paso histórico beneficie a la población de las dos naciones”.
BRASIL Y CHILE: Aplausos para ambos países
Brasil destacó la opción por el diálogo de Cuba y Estados Unidos, mientras Chile dijo que este hecho marca el fin de la guerra fría regional.
La Cancillería de Brasil saludó en un comunicado a Cuba y Estados Unidos “por la elección que hicieron para el diálogo y para esta decisión histórica, que supera las animosidades anacrónicas”.
Por su parte Chile, en palabras de su canciller Heraldo Muñoz, dijo que el hecho no sólo ayuda a sus protagonistas sino “a toda la región”.
CUBA: Esperan por mejores días
En las calles de La Habana, ciudadanos cubanos mostraban esperanzas de que los anuncios conduzcan efectivamente a una mejora en las relaciones y que el proceso tenga efectos en la vida cotidiana.
“La noticia corrió rápido aquí frente al parque de la SINA. Esto es buenísimo y va a beneficiar a todo el mundo, a los cubanos y a los americanos. En los 77 años que tengo nunca pensé que Cuba y Estados Unidos pudieran ponerse de acuerdo, porque éramos como el gato y el ratón”, dijo a la AFP Ruberto Fernández.// Los Tiempos (COM)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es importante