12/04/2013

Son la familia más maldita de Estados Unidos, pero su legado sigue vivo 75 años después de que el primero de los Kennedy diera el salto a la política.

Joseph Patrick Kennedy (1888-1969), padre del malogrado JFK, fue el primero que probó fortuna en la política. El sueño del patriarca de la familia más famosa de Estados Unidos fue siempre ver a un miembro de su familia en el Despacho Oval de la Casa Blanca. El propio Joseph, hijo de inmigrantes católicos irlandeses, y que se hizo millonario durante los años de la 'ley seca', enfocó su carrera de principio a fin para convertirse en el líder de EEUU.

La maldición d elos KennedySe casó con Rose Fitzgerald, hija menor de John "Honey Fitz" Fitzgerald, una prominente figura política de Boston, que fue congresista y alcalde de su ciudad. Joseph no daba un paso sin pensar en la política.

El presidente Eisenhower le nombró embajador en Reino Unido (1938-1940) antes de la Segunda Guerra Mundial, lo que Joseph consideraba un trampolín para luchar por la presidencia. Su plan fracasó por su tibieza con el régimen nazi de Hitler, al que no consideraba una amenaza para EEUU. Un discurso de Joseph alentando a su país a no entrar del bando aliado en la Gran Guerra fue la puntilla para una carrera política que terminó en el momento en que Eisenhower le cesó como embajador.

Joseph Jr. era el elegido para la gloria

Al fracasar su sueño de llegar a la Casa Blanca, Joseph vio en la figura de su hijo mayor, Joseph Patrick Kennedy Junior, la manera de poner a un Kennedy en el mayor escalón político de Washington. Joseph Junior estaba destinado a ser presidente, según pensaba su padre, pero moriría en una misión durante la guerra. Su hermano John Fitzgerald ocuparía su lugar y recogería el testigo para cumplir el sueño del viejo Joseph: ver a un Kennedy en la Casa Blanca.

JFK se convertiría en el 35ª presidente de Estados Unidos. Antes de llegar a la Casa Blanca, JFK fue representante y senador por Massachusetts. El 22 de noviembre de 1963 sería asesinado en Dallas cuando preparaba su campaña para la reelección.

La maldición de los KennedyLa muerte de JFK destrozó a su hermano Bobby, Fiscal general del Estado, que nunca tuvo las ambiciones políticas de sus hermanos mayores. El asesinato de su hermano, del que se sintió responsable, le hizo cómplice de continuar con su legado.

Bobby empezó su carrera electoral en 1964 al conseguir un escaño senatorial por Nueva York. Cuatro años después, y tras la renuncia deLyndon B. Johnson a luchar por un segundo mandato, Bobby anunció su candidatura a la presidencia de los Estados Unidos. Al igual que su hermano, Bobby fue asesinado en el Hotel Ambassador de Los Ángeles el 5 de junio de 1968 al término de su discurso de victoria en las primarias demócratas de California.

El relevo de los Kennedy pasaba a manos de Ted, el cuarto de los chicos de la familia. "Ahora tú eres nuestra esperanza", le dijo un hombre a Ted a los pocos días del asesinato de Bobby.

Convertido en el patriarca de la familia, Ted Kennedy asumió bajo sus hombros la responsabilidad de reconquistar la Casa Blanca para la familia. Senador por Massachusetts desde 1962 y hasta su muerte en 2009, Ted Kennedy se vio en vuelto en 1969 en un incidente que truncó su carrera hacia la presidencia. En un accidente de automóvil en Chappaquiddick (Massachusetts), al salirse del puente por el que transitaba, Mary Jo Kopechne, que le acompañaba en el vehículo, falleció. Edward Kennedy, que conducía el automóvil, se declaró culpable de abandonar el lugar del accidente y fue condenado a dos meses de cárcel, castigo que no llegó a ejecutarse por su levedad. Salió ileso del accidente y de la pena, pero no del juicio mediático y de la sociedad norteamericana.

La maldición de los KennedyEn 1980, Ted se presentó como candidato a la presidencia por el Partido Demócrata y fue derrotado por el entonces presidente Jimmy Carter, que intentaba su reelección. Su hijo Patrick Joseph Kennedy II siguió sus pasos como congresista. Patrick ocupó la silla de Rhode Island en la Cámara de Representantes desde 1995 hasta 2011. Junto a su padre, fue uno de los mayores apoyos de Barack Obama para su elección como presidente en 2008.

Las hermanas Kennedy, en la sombra

Otras dos hermanas de John, Robert y Ted tuvieron su participación, aunque mucho más en la sombra que sus hermanos. Jean Ann Kennedy fue embajadora de Estados Unidos en Irlanda desde 1993 hasta 1998. Después fue nombrada por el presidente Bill Clinton como su representante en el proceso del paz de Irlanda del Norte.

Tanto la matriarca del clan, Rose, como sus hijas, fueron decisivas para que JFK ganara su primera elección a la Cámara de Representantes en 1947 organizando reuniones de té con miles de mujeres de la zona. Cuando Booby se presentó a las generales en 1968 volvió a utilizar a su madre para la campaña.

Por su parte, Eunice Kennedy Shriver trabajó activamente en la campaña presidencial de JFK y de su ahora ex yerno y ex gobernador de CaliforniaArnold Scharzenegger. Su marido, Robert Sargent Shriver, fue embajador en Francia desde 1968 y hasta 1970, y candidato demócrata a la vicepresidencia de EEUU.

La maldición de los KennedyLos tres hijos de Eunice y Shriver también probaron suerte en la política. Mark Kennedy Shriver fue diputado estatal en Maryland entre 1995 y 2003. En 2002 fue derrotado en las primarias demócratas de Maryland por un asiento en la Cámara de Representantes. Su hermano Robert ejerció como alcalde de Santa Mónica (California) durante ocho meses. Entre 2004 y 2012 fue miembro del consejo municipal de Santa Mónica. Más mediática fue la figura de su hermana María, ex mujer de Arnold Scharzenegger, y que ejerció hasta su divorcio como primera dama de California.

John John, el heredero maldito

El menor de los dos hijos de JFK y Jackie, John Fitzgerald Kennedy Jr., nació tan solo dos semanas después de que su padre fuese elegido como el 35º presidente de los Estados Unidos y estuvo desde su nacimiento en el punto de mira de la opinión pública y de los medios de comunicación estadounidenses. El saludo que realizó al ataúd de su padre durante la procesión fúnebre se convirtió en una mediatizada imagen de los años 60. Aunque nunca hizo carrera política (solo dio un discurso en la Conferencia Nacional Democrática de 1988 en Atlanta), John John, como le apodaron los medios, siempre vivió bajo la sombra de ser el heredero natural de su padre. Su muerte prematura en 1999, a los 38 años tras un accidente de aviontea, no hizo sino aumentar el fantasma del maleficio que sobrevuela a la familia Kennedy.

Su hermana mayor, Caroline, persiguió, sin éxito, un escaño en el Senadopor el estado de Nueva York en 2009. Su apoyo a Barack Obama le ha valido un puesto como embajadora de EEUU en Japón.

El futuro del clan está en manos del nieto de Bobby

Bobby Kennedy tuvo 11 hijos con Ethel Skakel, pero solo tres de ellos estrecharon lazos con la política. Kathleen Kennedy fue vicegobernadora de Maryland desde 1995 hasta 2003. En 2002 perdió la carrera por la gobernación de Maryland y en 2008 apoyó a Hillary Clinton en las primarias presidenciales del partido demócrata. Su hermana Mary estuvo casada con Andrew Cuomo, ex secretario de Vivienda de EEUU (1997-2001) y actual gobernador de Nueva York. Desde finales de los año 80 creó el Centro Robert F. Kennedy para la Justicia y los Derechos Humanos.

La maldición de los KennedyJoseph Patrick Kennedy II Por su parte, Joseph Patrick Kennedy II ostentó el cargo de representante por Massachusetts desde 1987 hasta 1999. En 2010, su nombré sonó para suceder a su tío Ted Kennedy como en el Senado, pero la propuesta no se consumó.

Ahora, su hijo Joe (Joseph Patrick Kennedy III) está dando los primeros pasos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos para devolver a esta dinastía de políticos su influencia en Washington.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es importante