11/04/2012

4:42

Mientras la emoción persiste sobre quién será el próximo presidente de EEUU, hay una cosa segura: esta será la elección más cara de la historia, con un presupuesto total que lleva camino de superar los 2.000 millones de dólares.

Si bien las campañas de Barack Obama y Mitt Romney andarán cerca del récord conjunto de hace cuatro años, la gran diferencia está en la aparición en estos comicios de unas entidades -los llamados "superPAC"- que han generado un aluvión de millones tan exagerado que ya han surgido voces que piden una nueva reforma de la financiación electoral.

Elecciones presidenciales EE.UU. 2012Cantidades increíbles de dinero. La enorme polarización de la política nacional en Estados Unidos en los últimos años ha ayudado a que el demócrata Obama, el republicano Romney y sus aliados respectivos estén amasando -y gastando- cantidades increíbles de dinero para intentar captar votos.

Según las cifras divulgadas en Washington por la Comisión Federal Electoral (FEC), la campaña de Obama había recaudado hasta el 17 de octubre 556 millones de dólares, mientras que la de Romney había obtenido 340 millones, lo que totaliza 896 millones de dólares.

A ese ritmo, las dos campañas llegarán al 6 de noviembre superando la barrera de los 1.000 millones recaudados.

Millonarios y grandes empresas miran sus intereses. Las actuales normas establecen que una persona, empresa o entidad puede aportar un máximo de 2.500 dólares por candidato y elección, pero la sentencia de 2010 rompió definitivamente los esquemas al permitir las aportaciones ilimitadas para apoyar causas políticas no relacionadas directamente con las campañas.

Así, millonarios, grandes empresas, sindicatos y simples ciudadanos se han lanzado en los últimos años a una vorágine de gastos en defensa de sus puntos de vista, con lo que esperan ayudar a sus candidatos preferidos e influir en la adopción de medidas que les afectan o interesan.

Principales propuestas de los candidatos. Los candidatos a la Presidencia de EEUU Barack Obama y Mitt Romney, han concentrado sus promesas electorales en la economía, como eje de la campaña, con propuestas muy diferentes para mejorar el crecimiento y reducir la gran deuda del país.

En línea con los políticos, los ciudadanos consideran como asuntos "muy importantes" en los comicios de mañana, la economía (87%), el empleo (83%), la sanidad (74%) y el déficit presupuestario (68%), según un sondeo del centro Pew Research.

Obama y Romney queman sus últimos cartuchos. El presidente estadounidense Barack Obama y su rival Mitt Romney quemaban este fin de semana sus últimos cartuchos con actos masivos en varios estados claves para intentar atraer al último puñado de votantes indecisos.

Los aspirantes centran la batalla en unos pocos estados clave que serán determinantes: Obama buscando solidificar su línea de defensa con una economía que mejora lentamente, Romney con un mensaje integrador de última hora y criticando el balance político del demócrata.

El empleo abre el camino a Obama. Al borde ya del cierre de la campaña, Barack Obama y Mitt Romney han sostenido un último duelo sobre el estado de la economía, que, igual que los sondeos, no da argumentos decisivos para la victoria de uno u otro candidato, aunque sí, igual que los sondeos, algunos signos más esperanzadores para el presidente que para su rival. Los datos oficiales muestran que en octubre se han creado más empleos que en los ocho meses anteriores, lo que la mayoría de los expertos interpretan como un síntoma de que Estados Unidos está en el camino de una consistente recuperación.

El Departamento de Trabajo ha informado que en el último mes se han creado más de 170.000 puestos de trabajo, todos ellos en el sector privado, aunque el índice de desempleo subió de 7,8% a 7,9%.

Forma de elegir al presidente. Tradicionalmente, las elecciones se celebran el primer martes de noviembre. Los electores reciben largas papeletas de voto -a veces con varias páginas- que incluyen a los candidatos presidenciales, a la Cámara de Representantes y al Senado en los estados que deben renovar a sus representantes, a las asambleas estatales, los condados y municipios.

Esas papeletas son concebidas e impresas por los condados y estados, sin intervención del estado federal, que no organiza las elecciones.

Las elecciones al Congreso utilizan el modo de escrutinio uninominal mayoritario a una sola vuelta. El presidente es elegido en forma indirecta por un colegio de grandes electores designados por mayoría en cada estado: el candidato que se lleva más votos gana el total de los grandes electores de ese estado.

Detalles

La elección presidencial es indirecta en Estados Unidos

Indirecta. La elección presidencial en Estados Unidos es indirecta. Cada estado aporta un número de votos al colegio electoral, y los aspirantes necesitan al menos 270 votos dentro del colegio para acceder a la Casa Blanca.

Huracán. En Nueva York, 3.000 locales que deberían servir tanto para las presidenciales como para las legislativas y locales que se desarrollan en simultáneo, están privados de electricidad.

En otros distritos afectados por el huracán Sandy, se habilitarán incluso tiendas de campaña, como se hará en Queens.// El Día

Millonarias campañas definirán el martes al Presidente de EEUU

Las minorías sociales se hacen ver como pueden, pero los grandes intereses corporativos están legalmente representados en el Capitolio.

El costo de toda la campaña electoral estadounidense alcanza hasta ahora a los  1.300 millones de dólares. Los gastos de la candidatura de Barack Obama suman 701 millones, mientras que los de la campaña de Mitt Romney, que incluye los gastos en la interna, llegan a 654 millones, un global superior a los 1.300 millones.

Cantidades astronómicas necesarias para pagar a los enormes equipos de campaña de ambos aspirantes, mantener oficinas en los distintos estados del país, realizar encuestas, comprar espacios en prensa, radio, televisión e Internet para difundir sus mensajes y viajar por todo el territorio para pedir el voto a los electores.

Alcanzar el Despacho Oval cuesta mucho dinero y para lograrlo, los candidatos no escatiman esfuerzos, convirtiendo la lucha por las contribuciones en un elemento central de sus actividades.

Desde 1976, los aspirantes a la Casa Blanca tienen a su disposición un sistema de financiación pública que les permite sufragar sus gastos de campaña a cambio de comprometerse a no superar un tope determinado. Pero ese mecanismo ha entrado en declive en beneficio de los fondos privados, lo que ha originado una continua escalada de la recaudación electoral.

NUEVOS ACTORES EN LA RECAUDACIÓN DE FONDOS.  No sólo los candidatos saturan la líneas pidiendo donaciones, sino que los propios partidos, los comités de acción política (PAC) y otros grupos de presión demandan dinero para influir en la contienda. 

Desde 2010, un nuevo elemento se ha introducido en el juego. Se trata de los supercomités de acción política (súper PACs), organizaciones que pueden gastar fondos de forma ilimitada en apoyo de un candidato siempre y cuando no tengan ningún tipo de conexión con la campaña del mismo. Son estos súper PACs los que han revolucionado verdaderamente el partido.

Desdiciéndose de su anterior oposición a estos organismos, Barack Obama bendice ahora la labor de “Priorities USA”, controlado por dos exfuncionarios de la Casa Blanca, Bill Burton y Sean Sweeney, y que llevaba recaudados más de 35 millones de dólares a finales de agosto. Entre sus principales donantes aparecen Jeffrey Katzenberg, director ejecutivo de DreamWorks Animation; el actor Morgan Freeman, que ha entregado un millón de dólares a la causa; o James H. Simons.

Mitt Romney, tiene como principal respaldo a “Restore Our Future”, que llevaba amasados más de 96 millones de dólares a finales de agosto, siendo sus más destacados contribuyentes Sheldon Adelson, el magnate que está detrás de Eurovegas, quien ha aportado cinco millones de dólares, idéntica cantidad a la entregada por su esposa y otros.

Cifras de dinero que marean circulan por la arena política estadounidense con la esperanza de que los dólares se traduzcan en votos el 6 de noviembre.

23,7 millones de hispanos emitirán sus votos para elegir al nuevo Presidente de los Estados Unidos.

El 37,3% del dinero recaudado por Obama hasta finales de agosto procede de pequeñas contribuciones, en el caso de la de Romney sólo alcanza al16,6%. Obama recibe el apoyo de los abogados y romNey de las empresas de finanzas.// La Prensa

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es importante